ALL-ARQUITECTURA.MX

#weareall

Fernanda Escárcega Ch.

 

Con la llegada de la época Moderna comenzaron a caer las monarquías, surgieron las democracias, vino la Revolución Industrial y, con ella, un ritmo de producción que abrió nuevas formas de consumo. La esencia del diseño de interiores –que aún no se conocía como tal– empezó a colarse a las casas y negocios de las masas asalariadas, mediante materiales, mobiliario y accesorios “de moda”.

Soluciones de Diseño de Interior (1941) para un pequeño departamento.

En medio del desarrollo de la producción en masa y con la explosión creativa del quehacer arquitectónico en las diferentes escalas, la primera mitad del siglo XX agrupó el trabajo de arquitectas y arquitectos, diseñadores, diseñadoras y artistas dedicades al espacio interior.

Interiores por Syrie Maugham y Betty Joel | The Modern Home

De ese tiempo son figuras como Le Corbusier, Charlotte Perriand –al mando del interiorismo y diseño de mobiliario de la oficina del primero–, Van Der Rohe y Lilly Reich; las parejas Ray Kaiser y Charles Eames y Aino Marsio y Alvar Aalto; Antoni Gaudí, Eileen Gray, Achille Castiglioni, Florence Knoll –fundadora del estilo Mid Century– y Greta Grossman–del escandinavo–. Todos ellos desafiaron las formas y órdenes convencionales para plasmar en las estructuras, espacios y mobiliario ideas de sus tiempos, estéticas nuevas que proponían dinámicas y estándares de vida. Innovaron, por ejemplo, en la reducción de áreas de circulación y la utilización de elementos estructurales, muebles y paneles móviles –y no paredes– para dividir los espacios.

Florence Knoll

Para la segunda mitad del siglo, la explosión del consumismo posicionó el diseño como producto deseable por todas las clases sociales y lo incorporó en una lógica de mercado que lo mantiene en renovación constante: Shabby chic, Arte pop, Moderno, Minimalista, Rústico, Industrial, Wabi-Sabi, Nórdico, Oriental, etcétera. Las casas y espacios comerciales se conformaron cumpliendo las funciones básicas pero comenzaron a perseguir, incesantemente, nuevas tendencias estéticas y formas de vida propuestas por el mercado (el uso del automóvil, por ejemplo).

 

 

 

 

 

Hoy, en el siglo XXI, el diseño de interiores se ha formalizado como la disciplina que proyecta ambientes; la que, a partir de la comprensión de los comportamientos, gustos y deseos del usuario, propone soluciones esenciales como división y flujos de espacios, organización de movimiento, condiciones térmicas, de iluminación y acústicas, distribución de mobiliario y más superficiales como la elección de revestimientos, colores, acabados y plantas.

Hoy, la labor del interiorismo genera mejorías en la apariencia y experiencia de los lugares, pero, también, en la administración y control de gastos que conlleva cualquier construcción o remodelación. Así, este bien que inició siendo exclusivo de las clases altas, ha pasado a incorporarse a la vida de la sociedad entera.

Continúa en la Pt. 3

 

Fuentes:


 

[1] https://www.arkiplus.com/historia-del-diseno-de-interiores/

 

[2] https://decoracion2.com/opendeco/interiorismo-en-la-historia/

 

[3] https://www.decotherapy.com/mujeres-interioristas-famosas-historia/

 

[4] https://www.archdaily.mx/mx/936043/que-es-el-diseno-de-interiores-y-por-que-puede-hacerte-sentir-mejor

Leave a Reply